Fotografía de naturaleza

En el Cabo de las Huertas

Uno siempre debe tener un lugar cercano a casa al que acudir esos días que no te apetece hacer kilómetros o tienes poco tiempo.

Es mi caso con el Cabo de las Huertas de Alicante.

El otro día, me dí una vuelta para ver cómo estaba la invernada y como siempre no defraudó.

Nada más comenzar me dí cuenta de que los alcatraces hacían largos recorridos circulares (incluso perdiéndolos de vista ) norte-sur de una media hora de duración total, y , en su bajada hacia el sur, se pegaban a la costa tanto que incluso pasaban por encima de algunos espolones de piedra del cabo.

Así que decidí esperar sentado en el espolón y probar suerte.

Mientras esperaba a los alcatraces, las gaviotas de Adouín aprovechaban las rachas de viento noreste para hacer largos planeos frente al faro.

Y los chorlitejos patinegros descansaban plácidamente en las rocas, esperando que ningún dominguero como yo les molestara demasiado.

Eslomao por el suelo conseguí entretenerme bastante

Mientras vi pasar los alcatraces dirección norte mar adentro, una relajada garceta común buscaba un buen sitio para pescar.

Y al cabo de otra buena dosis de paciencia, al cabo de otros 15 minutos el premio fué este tercer invierno de alcatraz viajando hacia el sur y que me pasó por encima.

Me hizo especial ilusión porque es mi primera foto de alcatraz, y ¡encima desde tierra!

Todo un espectáculo verlos pescar frente a la costa de Alicante con las montañas al fondo. En la foto, el Cabeçò d’Or  en Bussot.

Una auténtica pasada de bicho.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.